viernes, 16 de diciembre de 2011

Cita Web

Hola a todos acá estoy de nuevo para ayudar a actualizar el Blog de mi amiga Anni; Bueno antes de comenzar el post debo decir que felizmente pase el año 2011 en la universidad y sin poner tantos ánimos jajaja.
Debo decir que este post que haré no lo saque de mi imaginación, sino de una revista llamada "Sábado" que pertenece al diario chileno "El Mercurio" y sale todos los domingos, tiene fecha 28 de Mayo de 2011 y entre sus paginas encontré un interesante articulo que creo vale la pena traspasar al Blog.
Un periodista de "Sábado" busco y coqueteo por Internet hasta concretar dos citas a ciegas, bueno, no tan a ciegas en la era de la webcam. ¿Qué buscan quienes se exponen a estas salidas? ¿qué arriesgan?


La mujer de treinta años que abre la puerta de su casa tiene el pelo mojado porque hace quince minutos se ducho para esta cita. La mujer de treinta años que abre la puerta de su casa, y que ahora mira fijamente a mis ojos (los ojos del periodista, no los míos jajaja), saca una voz de hiena en celo que me dice "siempre sueño con que un príncipe azul toque a mi puerta".
En efecto por dicha puerta -me enterare mas tarde-, que cuatro hombres entraron antes que yo, y acomodaron cuerpos de toda forma y complexión posible, materializados desde ese lugar entre el mundo y el deseo de donde también salí yo: El Internet.
Son las diez de la noche de un sábado, en una casa en un lugar de Santiago de Chile. 
-La mujer a continuación se llamara "Carretetotal", en honor a su nickname en la pagina: Amorenlinea.com, donde la conocí-.


CHARLA, LIGA, SOCIALIZATE


Lo recuerdo mientras tomo la primera copa de vino junto a esta mujer de 1.50 metros 70 kilos de peso que corea canciones de Ricardo Arjona con una voz maravillosa.
Me someto a un plan absurdo. Hace algunas semanas acepte la tarea de concretar una cita por Internet registrando mi nombre en cualquier pagina que asomara tras el rastreo de tags como: amor, busca sexo, novio, novia, relaciones; Tu media naranja etc.
Así elegí a Badoo y Amorenlinea: dos anuarios interminables de la desgracia humana y no tanto. El primero mas popular que el segundo con mas de un millón de usuarios conectados en todo el mundo.






Uno Charla Ya¡¡¡


Registro mi perfil en ambas páginas.
Badoo. Una luz verde en la esquina inferior izquierda de mi foto informa que estoy conectado. En el home del sitio, un festival de rostros se despliega: solo mujeres, de entre 18 y 90 años, todas ahí luciendo sus mejores rostros posibles para que un tipo como yo, al otro lado de los cables se desparrame frente al PC para elegir con quien hablar.
Solo es posible hablar con las que tengan luz verde, me desparramo, veo a gente, veo a Katty, tan triste. Veo a Gloria, señora tan cachonda en biquini. Veo a Nancy, soltera y con hijos. Y Rosana, viuda. Veo a Javiera mena, también tocando el piano, pero obviamente no es Javiera Mena, porque también veo a la mujer maravilla y Elizabeth Taylor y Vanesa, un señor vestido de mujer; Veo a Daniela. Me detengo en Daniela: es joven, blanca y de anteojos. Su cabeza reposa sobre algo mientras mira fijamente a la cámara con un solo ojo, porque un mechón de pelo negro le cubre la otra mitad del rostro. Luce bien, pienso, clikeo, abro su perfil, ahora se algunas cosas sobre Daniela: Por ejemplo, que es heterosexual y que tiene 21 años y que prefiere hombres maduros entre 27 y 45. Que en sus ratos libres lee a Kafka y a Kundera y que en sus orejas prefiere melodías de Reik, Jesse & Joy o Nelly Furtado. Que odia a los fumadores. Que desprecia a los bebedores. Que le gusta la lluvia, las estrellas, los bolsos grandes, los perros, y que por nada del mundo tendrá hijos.
Un recuadro anaranjado junto a su imagen ofrece la opción de hablarle: "Quiero charlar", se lee. Si, quiero charlar. Click. Pantallita de chat.
La conversación fluye con naturalidad. Ella en su casa en pijama, y yo en el trabajo. Le propongo el ejercicio interactivo de ver programas matinales y burlarnos de personajes que animan la pobre parrilla televisiva de estos días. Reímos escuchando a un doctor hablando sobre siliconas para los pechos, y por lo que Daniela me cuenta a ella le sobran perolas jajaja. Le pido su correo de msn, ella accede.
Ahora me habla de esa vez en que un trozo de carne le dio arcadas hasta que asumió que era vegetariana ovolactea. Me pregunta so soy testigo de Jehova, así, de la nada - mañana me dirá que odia a los testigos de Jehova porque toda su familia lo es. No soy testigo, le digo, no soy nada.
Me someto a un plan absurdo. Al día siguiente, al mediodía me conecto y le pregunto si puedo verla por webcam. Me dice que no. "Soy un zombie, te puedes asustar". Le aclaro que no me importa su aspecto, pero a cambio me muestra un dibujo en el que trabaja para la universidad: una mujer sin rostro.
La invito a almorzar y no me cree. Le digo que en dos horas podemos juntarnos en alguna parte, donde sea, y que comeremos verdurita leche y huevitos. Necesito verte, le insisto, Daniela acepta.






Mírame a los ojos¡¡¡¡


Antes de conocer a Daniela, dias atrás, probé algunos mensajes prefabricados tomados de un foro con temas sobre como conquistar mujeres por Internet. Charle con Carito, entonces y Albita, Verito, Génesis y Milagro. Y les envié mensajes del tipo: "Sabes rara vez escribo a extraños, pero algo que leí en tu perfil capturo mi mente" o "Apuesto que eres mas que una cara bonita". Ninguna respondió.
- Un link a la derecha del sitio guarda registro de las visitas al perfil de usuario. De todo el tiempo que llevo registrado en Badoo solo once personas cliquearon mi foto y me visitaron: Daun Makan, Alex, Robert, Daniel Andres.Y claro Daniela y las anteriores.
Son las dos de la tarde de un miércoles y espero a Daniela en la boleteria del metro Plaza de Armas, junto a la biblioteca. Daniela quiere pedir un libro de Kundera y por eso la espero ahí, atento a toda mujer alta y con fleco que se asome. Decenas de mujeres altas y con fleco transitan y cada vez que se asoma alguna me acerco torpemente a saludar. Estoy nervioso.
A los quince minutos después llega Daniela y no, no es como como en la foto, la distingo mientras baja las escaleras, con su metro setenta y cinco de estatura, la espalda arqueada, y el pelo tapando casi todo su rostro. Recuerdo el dibujo animado de un perro con una casa en la cabeza.
No es como la imagine, me repito, pero podría asegurar que lo mismo pasa por su cabeza. Lo noto en esa fracción de segundo en que su mirada se contrae apenas descubre que su pretendiente, el de Badoo, es ese sujeto gordo que sonríe como estupido diciéndole hola con la mano.
Me abraza igual, me abraza fuerte. Hunde su cabeza en mi hombro como si acabara de salvarla de algo importante. Cuando nos separamos nuestros rostros se iluminan de sonrisa, le digo que yo también estoy nervioso. La invito a almorzar. 15:00 horas. Ahora pedimos pizzas en un restorant italiano del centro. Ella con aceituna, tomate y queso. Yo no. Cuando amenazo con pedir una cerveza Daniela abre los ojos porque ya saben, odia a los bebedores. Me pide que lo haga, si es que realmente quiero, pero que me arriesgo a perder puntos en su ranking de pretendientes en Badoo.
No me importa parecer romántico en ese momento. A continuación le parece entretenido hablar de ella y de la difícil relación con los hombres: Lo lejano que siente a los hombres porque no la miran, porque no la toman en serio, porque nunca se ha enamorado.
A las 16:30 de la tarde, en un parque cercano, Daniela me confesara lo dio en enero de este año, atrincando contra una pared a un compañero de clase. "Si no lo hacia así, no iba a pasar nunca".
16:30 horas. Nos sentamos en la banca de un parque cercano. Frente a nosotros, una pareja de novios se besa. Entonces distingo que entre mi cuerpo y el de Daniela hay treinta centímetros de distancia, mi bolso y el de ella. Por instantes no sabemos de que hablar.
Cuando la cita es un desastre le pregunto porque busca pareja por Internet. Y me dice:" Porque no puedo hablar con gente de mi edad". Entonces se larga:" No puedo hablar con gente de mi edad, porque cada vez que me miran siento que se están enterando de mis debilidades, como que saben lo que estoy pensando, entiendes??. Si es raro pero siento mas confianza con la gente vieja". Por lo mismo y desde pequeña, aclara, ha comprometido sentimientos en escenarios tan improbables como el año entero que se paso fantaseando con el panadero cuarenton de su barrio. También le paso hace pocas semanas en una librería, mientras compraba una goma de borrar donde se le acerco un tipo mayor de cuarenta años que le dijo a Daniela que si compraba esa goma se le iba a romper el cuaderno, y ella estuvo a punto de darle un beso y hasta ahora se arrepiente
Silencio. Daniela me pide que la acompañe hasta el bus. Me explica que conmigo todavía no fantasea porque soy demasiado joven a pesar de mi aspecto de viejo. Se ríe. Mientras caminamos insiste en un detalle de su perfil. Repite que no quiere ser madre, porque de serlo seria una madre golpeadora. Lo habla muy enserio y aunque desde mi posición de periodista lo acepto del todo, un discurso embarazoso sale de mi boca sobre lo poco que se quiere, sobre lo mucho que se boicotea a si misma y lo mucho que se afea intencionalmente, porque todo esto para ella es una reverenda mierda. Le digo que no le creo nada, que seria una fabulosa madre, una fabulosa esposa y una buena novia también si se lo propusiera.
Ella se detiene. El bus se estaciona y veo como me mira los labios, como baja su mentón. Me abraza fuerte otra vez. La ultima vez que la veo es cuando agita su mano despidiéndose de cualquier cosa, menos de un periodista.
A la semana siguiente, el link a la derecha del registro de visitas de mi perfil -abandonado- marca cinco visitas mas: un tipo de tercera edad y cuatro veces Daniela.




Locura Total¡¡¡


Volvamos a la casa en algún rincón de Santiago. Volvamos al comedor de la casa en algún lugar de Santiago donde en breves segundos la mujer con voz de hiena considerara del todo pertinente presentarme a su hijo.
Sábado. 23:15pm. Carretetotal" - relajada total sirve dos copas de vino a tope con la cara llena de risa. Mientras la observo recuerdo que llegar aquí fue mas sencillo de lo que pensé. Solo la salude. Me pregunto mi edad. Cuando quiso despedirse por considerarme un bebe, que la edad son solo números.
Ahora "Carretetotal" le pide a su hijo de quince años que este, para que venga y salude a este sujeto que echa humo en el comedor de su casa y que - de todas maneras en su cabeza vino hasta aquí solo para mirar a su madre o algo así.
En la radio suena Alejandro Sanz. "Carretetotal" viste un jersey ajustado, jeans ajustados y botas negras que acaban en punta. El niño que por extrañas razones llevaba uniforme escolar me saluda pero no considera necesario mirarme a los ojos. No dice nada. Se larga. Repito: soy el quinto gilipollas en este lugar y soy el primero al que no le estrecha la mano. Cuando se retira "Carretetotal" me cuenta que una vez dejo dormir un tipo en su propia cama porque se le hizo tarde. Ella durmió con su hijo. "No me hace ningún problema no se mete en nada" dice fumando un cigarrillo.
Le pregunte entonces porque insiste en buscar pareja de este modo, y me contesta que porque si, porque es una adicción, porque si bien sabe que quizás nunca nadie se le ofrezca a amarla por este medio y en persona, al menos es rico leer los mensajes. Escuchar cosas lindas. Tener cuarenta ventanas de msn abiertas del mundo, tan solo para ella o no tanto, rogándole unos segundos su atención y soñar. En pocas palabras, es vivir la adrenalina a fondo frente a la pantalla del ordenador =)


Bueno esta ha sido la historia, espero les guste la comenten y la lean, les dejo como siempre cordiales saludos a todos los blogueros.

No hay comentarios: