martes, 4 de febrero de 2014

San Valentín no existe, es Hacendado

A falta de 10 días para San Valentín me adelanto a los acontecimientos y escribo un post impertinente respecto al tema, como cabria esperar cada año.
Si os soy sincera a estas alturas de la vida como que ya estoy un poco aburrida de caer en la misma rutina san valentiniana, andar predicando un odio visceral y casi satánico por San Valentín no es todo a lo que estoy dispuesta a ofrecer cada año, claro que no. También estoy dispuesta a formular absurdas suposiciones de como adquirí tales motivos para tener en el punto de mira a tal ser comercialoide y asesino de corazones.
Dada mi posición social, a falta de amor me gusta reírme de los enamorados que solo viven por y para San Valentín, mientras lloro por dentro, preguntándome por qué Hermione no acabo tirandose a Harry. Son de esas preguntas que no te dejan dormir por las noches ni a ti ni a J.K Rowling. Ella también es muggle, entendamosla. También quiero hacer entender que el echo de meterme con aquellos que celebren el día de los enamorados no significa que no respete su decisión de hacerlo, de no respetarlo creerme que iría por la calle tirandoles huevos de avestruz a cada pareja que viera cogida de la mano con una caja de bombones de la marca "noaptoparadiabeticos" en la mano de la chica y en el bolsillo del chaval un paquete de "preservatuopcióndeseguirsinhijosporelbiendelahumanidad". 
Ahora que lo pienso si me presentara delante de un chavaluco de buen ver, con una absurda versión de fémina famélica que hace las veces de novia provisional, le haría el numerito "Girlfriend" de Avril Lavigne, seguro que seguiría quedándose con su novia maniquí antes que con una loca peliculera como yo. Mientras tanto seguiré soñando con lograr mi malvado plan de quitarle el novio a alguna que no se lo merezca, y el día que lo consiga haré lo que hizo Avril en su momento de choni reivindicativa: me lo tirare en un baño publico mientras aparece un logro desbloqueable y un pequeño demonio riéndose malevolamente.

Paso 1: Me camelare a la victima de la manera más absurda que se me ocurra
sin olvidar pavonearme delante de su novia para que sepa que voy en serio.
Paso 2: Una vez camelada la victima, toca acosarle sexualmente mientras sigo pavoneandote de su novia, confirmando las sospechas de lo zorra demoníaca que soy.

No se vosotros, pero cada vez que se acerca este día tan señalado en los calendarios de la Cosmo, trato de verle el lado cómico, porque es la única manera de soportar tal día sin que te exploten en la cara toda la publicidad que los pobres publicistas por tener un mendrugo de pan que llevarse a la boca se ven obligados a hacer. No les culpo, un día de estos me tocara a mí, y tranquilos, que me vengare, no se cómo lo haré, pero algo se me ocurrirá. Mientras tanto V de Vendetta seguirá siendo vuestra idealización de héroe anarquista.
A estas alturas del post abreis captado que estoy como una jodida cabra (lo de ser Capricornio no es casualidad), pero es esto o amenazar con intentar cortarme las venas con una goma de borrar. Un espectáculo así, casi seguro sería más ameno que leer mis desvarios. Lo dejo a vuestra elección.
Antes de acabar quiero añadir que si consigo novio antes del día del juicio final (osease 14 de febrero) os prometo que seréis los primeros en enteraros, porque lo más seguro es que vuelva a desaparecer del blog hasta que los planetas vuelvan a alienarse y me devuelvan mi masa cerebral a su sitio. ¡Qué nooooo, que es bromaaaaa! antes me dan el premio al mejor blog de fenómenos paranormales que abandonar cruelmente el blog por otra persona (pardillos, que casi os lo creéis). Creo que para las personas que no compartimos celebrar San Valentín estamos seguros de ser espectadores de una reencarnación edulcorada de Halloween, solo que en vez de gente disfrazada de monstruos, solo hay gente zombificada de enamorados (mayor plus para ir dando de hostias por la calle con una barra de hierro) Hale majos, disfrutar este próximo día 14, yo por mi parte creo que ya he cumplido sacándoos alguna sonrisa, porque era eso o el corazón, pero algo me dice que en la cárcel no te dan a escoger con quien quieres dormir por las noches...

2 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Jajajaja muy bueno. Yo no lo celebro claro, él vive en su pueblo y yo en el mío. Eso sí, siempre le dedico un post no apto para diabéticos. Realmente es una celebración que la veo tan de importación que como que no pega aquí. Vamos, que si se dejara de celebrar casi mejor.

Anni dijo...

Jajaja sera eso, a los españoles nos pega más ver pelis americanas de amor mientras nos comemos un bocata de choped.