domingo, 27 de abril de 2014

E.T. el extraterrestre para Atari 2600

Corría diciembre de 1982, Atari, que por aquella época era la empresa de videojuegos estadounidense más famosa del mercado, lanza el videojuego de la película más famosa de Spielberg: E.T. el extraterrestre. Los millonetis de Atari al ver las ganancias que daba dicha película, quisieron comprar los derechos del film para convertirla en un juego y de pasó ellos beneficiarse también de las ganancias que daba el marcianito de las narices. Para entender lo que significaba gastarse millones para hacer un juego basado en una película que recaudo millones de dolares debemos situarnos en los años 80. Gastarse tantísimo dinero en un juego era algo bastante impensable por el tipo de tecnología primaria pero novedosa que se utilizaba en esa época.


Los responsables de programar y diseñar el juego se vieron con el agua al cuello al encontrarse con la obligación de terminarlo en un tiempo limitado de tan solo 4 semanas, si a día de hoy es casi impensable crear un juego en tan solo un mes, imaginaros lo que tendría que ser para los pobres trabajadores tal reto. Obviamente los jefazos de Atari no cayeron en la cuenta de lo que supondría tal cosa, pues querían que E.T. saliera en diciembre, para aprovechar el tirón las navidades. El problema vino al poco tiempo de salir al mercado el juego, a nadie, absolutamente a nadie le gusto, solo un par de miles de personas lo compraron, de los millones de cartuchos que se distribuyeron confiando que las ventas fueran muchísimo mayores. Esto provoco que todos o casi todos los que lo compraron fueran a devolverlo por encontrarse literalmente, con una mierda de juego. Atari al encontrarse en semejante berenjenal se vieron en la más absoluta bancarrota, por no poder hacerse cargo de semejante perdida de dinero, con la consiguiente solución, despedida total de los trabajadores y cierre de la empresa. Aquí es donde empieza la famosa leyenda urbana que rodea este juego: como no sabían que hacer con los millones de cartuchos restantes se les ocurrió trasladarlos al desierto de Alamogordo, Nuevo Mexico, donde allí fueron enterrados, tratando de hacer desaparecer de la faz de la tierra su existencia.

Aquí el jueguito, tan simpático de lo malo que es

Pues bien, durante 30 años esta leyenda se mantuvo pues nadie la había desmentido, hasta ahora. La empresa Microsoft que lleva a su vez la compañía de videojuegos Xbox se puso manos a la obra para "desenterrar el mito" y hacer de ello un documental. Más compañías junto a Microsoft se unieron para ayudar a desenterrar los cartuchos. Estos días se acabo por confirmar la veracidad del rumor, encontrándose los juegos originales de E.T. más otros cartuchos, curiosamente del juego "Centipede", ya un clásico de la consola Atari.

Ahora viene lo gracioso, Atari no ha tomado mano a este asunto en ningún momento, pues aunque la empresa cayera a pique, a día de hoy sigue activa distribuyendo algún que otro juego para las diferentes compañías de videojuegos, lo que viene a querer decir que Microsoft pretende beneficiarse de este proyecto a costa de Atari. El otro punto interesante es el coste del proyecto, en el que digamoslo de alguna manera sutil, se gastaron unos millones del bolsillo de sus ciudadanos para poder llevar a cabo la excavación y todo lo que rodea al documental. Es más que un tema absurdamente polémico, y digo absurdamente porque no deja de ser un suceso que básicamente rodea misticismo a un juego, en el que desde el punto de vista de Microsoft es solamente para desenterrar dudas a los curiosos, y por supuesto para ganar dinero a nuestra costa y a costa de Atari.
Con esto lo único que han conseguido es romper el misticismo de la historia y posiblemente quedarse en calzoncillos cuando vean que el publico no va a responder como esperan ante su documental y todo el merchandising que haya detrás. Porque como siempre los estadounidenses nos venden humo con efectos especiales.
Solo deseo que los pequeños adoradores de este boom se lo piensen dos veces antes de hacer alguna locura y lamerles el culo a los de Microsoft. Aunque habra quien me llame hater de Xbox y habrá quien este de acuerdo con mi opinión, solo quería dar mi punto de vista al respecto y aclarar un par de cosas antes de que aquí los "súper gamers" de turno se crean especiales por seguirles el olor a desecho que suelta este documental y Microsoft. Que una vez más lo único que quieren es aprovecharse de nuestra ingenuidad y curiosidad.

2 comentarios:

Kassiopea. dijo...

Pues con el éxito que tuvo la peli en su momento podrían haber hecho un buen videojuego y no ese truño que se ve que fue.

CAÍN dijo...

Hola!!!

Escribo para decirte que te he dado un premio: EL VERSATILE BLOGGER AWARD. Pásate por mi blog y échale un vistazo. ¡Un Saludo!