domingo, 27 de abril de 2014

E.T. el extraterrestre para Atari 2600

2 comentarios
Corría diciembre de 1982, Atari, que por aquella época era la empresa de videojuegos estadounidense más famosa del mercado, lanza el videojuego de la película más famosa de Spielberg: E.T. el extraterrestre. Los millonetis de Atari al ver las ganancias que daba dicha película, quisieron comprar los derechos del film para convertirla en un juego y de pasó ellos beneficiarse también de las ganancias que daba el marcianito de las narices. Para entender lo que significaba gastarse millones para hacer un juego basado en una película que recaudo millones de dolares debemos situarnos en los años 80. Gastarse tantísimo dinero en un juego era algo bastante impensable por el tipo de tecnología primaria pero novedosa que se utilizaba en esa época.


Los responsables de programar y diseñar el juego se vieron con el agua al cuello al encontrarse con la obligación de terminarlo en un tiempo limitado de tan solo 4 semanas, si a día de hoy es casi impensable crear un juego en tan solo un mes, imaginaros lo que tendría que ser para los pobres trabajadores tal reto. Obviamente los jefazos de Atari no cayeron en la cuenta de lo que supondría tal cosa, pues querían que E.T. saliera en diciembre, para aprovechar el tirón las navidades. El problema vino al poco tiempo de salir al mercado el juego, a nadie, absolutamente a nadie le gusto, solo un par de miles de personas lo compraron, de los millones de cartuchos que se distribuyeron confiando que las ventas fueran muchísimo mayores. Esto provoco que todos o casi todos los que lo compraron fueran a devolverlo por encontrarse literalmente, con una mierda de juego. Atari al encontrarse en semejante berenjenal se vieron en la más absoluta bancarrota, por no poder hacerse cargo de semejante perdida de dinero, con la consiguiente solución, despedida total de los trabajadores y cierre de la empresa. Aquí es donde empieza la famosa leyenda urbana que rodea este juego: como no sabían que hacer con los millones de cartuchos restantes se les ocurrió trasladarlos al desierto de Alamogordo, Nuevo Mexico, donde allí fueron enterrados, tratando de hacer desaparecer de la faz de la tierra su existencia.

Aquí el jueguito, tan simpático de lo malo que es

Pues bien, durante 30 años esta leyenda se mantuvo pues nadie la había desmentido, hasta ahora. La empresa Microsoft que lleva a su vez la compañía de videojuegos Xbox se puso manos a la obra para "desenterrar el mito" y hacer de ello un documental. Más compañías junto a Microsoft se unieron para ayudar a desenterrar los cartuchos. Estos días se acabo por confirmar la veracidad del rumor, encontrándose los juegos originales de E.T. más otros cartuchos, curiosamente del juego "Centipede", ya un clásico de la consola Atari.

Ahora viene lo gracioso, Atari no ha tomado mano a este asunto en ningún momento, pues aunque la empresa cayera a pique, a día de hoy sigue activa distribuyendo algún que otro juego para las diferentes compañías de videojuegos, lo que viene a querer decir que Microsoft pretende beneficiarse de este proyecto a costa de Atari. El otro punto interesante es el coste del proyecto, en el que digamoslo de alguna manera sutil, se gastaron unos millones del bolsillo de sus ciudadanos para poder llevar a cabo la excavación y todo lo que rodea al documental. Es más que un tema absurdamente polémico, y digo absurdamente porque no deja de ser un suceso que básicamente rodea misticismo a un juego, en el que desde el punto de vista de Microsoft es solamente para desenterrar dudas a los curiosos, y por supuesto para ganar dinero a nuestra costa y a costa de Atari.
Con esto lo único que han conseguido es romper el misticismo de la historia y posiblemente quedarse en calzoncillos cuando vean que el publico no va a responder como esperan ante su documental y todo el merchandising que haya detrás. Porque como siempre los estadounidenses nos venden humo con efectos especiales.
Solo deseo que los pequeños adoradores de este boom se lo piensen dos veces antes de hacer alguna locura y lamerles el culo a los de Microsoft. Aunque habra quien me llame hater de Xbox y habrá quien este de acuerdo con mi opinión, solo quería dar mi punto de vista al respecto y aclarar un par de cosas antes de que aquí los "súper gamers" de turno se crean especiales por seguirles el olor a desecho que suelta este documental y Microsoft. Que una vez más lo único que quieren es aprovecharse de nuestra ingenuidad y curiosidad.

sábado, 26 de abril de 2014

Crítica El viento se levanta

3 comentarios

Hayazo Miyazaki se despide del mundo de la animación con una última película cargada de realismo fantasioso y polémica, mucha polémica. A pesar de que la filmografía de este director japones este cargada de historias fantásticas con toques de amor y magia, "El viento se levanta" se aleja de todo eso para narrar la vida de Jiro Horikosi, el ingeniero aeronáutico y diseñador de uno de los aviones más letales de la II Guerra Mundial, usados en el famoso ataque de Pearl Harbor, el avión de combate "Zero". Aunque Myazaki siempre se declaro pacifista, esta película pretende hacer únicamente hincapié en los sueños del protagonista, sus logros, sus perdidas y por todo lo que lucha para lograr su fin.
La película de 2 horas de duración refleja desde la vida del protagonista, su juventud hasta el punto de la creación de su mayor "obra de arte", los sucesos del Japón del siglo XX, pasando por el gran terremoto que asolo el país en 1923, la famosa quiebra de los bancos en el Crac del 29, hasta los años que suceden la IIGM. Por decirlo de algún modo, es una película biográfica desde el punto de vista de Miyazaki, que a pesar de narrar una parte histórica bastante oscura, es capaz de narrarlo sin perder su toque personal y envolvernos con sus personajes, sus paisajes y sus simbolismos tan puros y sinceros.



La película además esta dividida en dos partes bastante simbólicas: la parte en la que Miyazaki narra los sueños de Jiro, donde nos muestra un paisaje verde y un cielo despejado, acompañado siempre del que sera en todo momento su mayor inspiración para lograr su sueño, el diseñador de aviones italiano Giovanni Battista Caproni, cuestionándose siempre si el lograr su mayor sueño de crear aviones es lo correcto, ante la polémica de que su sueño se convierta en pesadilla para otras personas. La otra parte narra el mundo real, plasmando paisajes más apagados y oscuros, pero sin perder el toque romántico que destacan algunas de las escenas, que con el paso del film se vuelven más realistas y duras.
La pasión de Miyazaki por los aviones es bastante obvia si se visiona su filmografia, desde sus inicios con la película "Nausicaä del Valle del Viento" hasta "Porco Rosso", escenas donde muestra estramboticos aviones en sus diversas películas haciendo referencia a dicha pasión, o imágenes tan mágicas como en "El viaje de Chihiro" donde se muestra al dragón Haku sobrevolando el cielo.



En todo momento, el director nos muestra su obsesión por volar, haciendo referencia a ese sueño maldito del ser humano por poder surcar el cielo cual ave en libertad, invitándonos a nosotros a volar con él en sus maravillosas películas, en especial en esta, donde refleja toda la pasión que durante años guardaba por este personaje (Horikosi), del que durante todo este tiempo baso en su filmografía, hasta poder crear su película soñada en la actualidad.
No olvido destacar por supuesto la banda sonora, de la mano de Joe Hisaishi, en el que junto al cambio fílmico de Miyazaki, Hisaishi también muestra un giro impresionante en su orquesta, en el que se ve reflejado ese cambio sinfónico del resto de sus colaboraciones en otras películas de Ghibli, en el que en ningún momento decae, y siempre acompaña a la perfección todas las escenas. También destaco los efectos de sonido, apreciándose el uso de efectos vocales para hacer el sonido de los motores de los aviones al encenderse o el sonido del terremoto de Japón, original y sobrecogedor a la vez.



Aunque como conté al inicio, la película esta llena de polémica por basarse en la historia de un personaje simbólico para Japón, pero a la vez polémico, por crear una mortal arma voladora, pero que pretende crearnos empatia a los espectadores con su historia llena de sueños y logros personales. Por ende, esto, a los estadounidenses obviamente les habrá sentado como una patada en los mismísimos, como a los propios japoneses que rechazan a día de hoy el pasado oscuro de Japón. Pues no olvidemos la de miles de muertes que se constataron durante Pearl Harbor y su consiguiente contrataque americano en Japón, en el que tanto soldados como inocentes murieron por el sueño de este muchacho para crear el mejor avión del mundo (Japón por esa época estaba atrasada tecnológicamente y pretendía superar a Europa). Aún de rechazar por asomo el planteamiento de hacerla con fines bélicos, pues como recalco, el único sueño de este muchacho era diseñar aviones, para llenar su fallida pasión de poder volarlos.
¿Ahora entendéis porque Frozen se llevo el tan dudoso Óscar?.
Sin más os invito a verla aunque no seáis fans del cine de animación o de Ghibli, pues siendo la última película de uno de los mejores dibujantes de animación, es un regalo que nos dedica a todos, para que no dejemos de soñar y volar por nuestros sueños mientras vivamos. Además de poder apreciar un film que una vez visto, si te apasiona la historia y especialmente todo lo relacionado con la II Guerra Mundial, te dejara asombrado y a la vez melancólico.

lunes, 21 de abril de 2014

Game Boy cumple 25 años

4 comentarios
Hoy, hace 25 años (21 de abril de 1989 para ser exactos), la famosa compañía de videojuegos Nintendo, lanza en Japón la Game Boy, la primera consola portátil del mercado. Estados Unidos tuvo la oportunidad de saborearla en agosto del mismo año, mientras que en Europa no llego hasta 1990. Lo que nadie se esperaría es que esta "pequeña" consola de 8 bits y 394 gramos, se haría mundialmente reconocida gracias a un famoso juego de origen ruso llamado "Tetris". Tanto, que con la Game Boy, este juego se vendía adjunto. Aunque no solo el Tetris fue la única responsable de lograr que la Game Boy tuviera millones de ventas, también ayudaron las diversas compañías que trabajaban para Nintendo por aquella época, como Capcom, Konami, Namco o Ocean, entre otras. Esto significo no solo el inicio de una nueva amistad para todos los niños pegados a los videojuegos, fue una revolución tecnológica que pondría punto y final a los años 80, dando paso a una de las décadas más prosperas de los videojuegos.


Todos tuvimos en nuestras manos y disfrutamos una Game Boy, independientemente de la época en la que naciéramos todos crecimos con una consola portátil de la marca Nintendo (a excepción de los que tuvieron que conformarse con jugar a la famosa Brick Game o "copias chinas" de la Game Boy). Sino fue por heredarla de nuestros hermanos o primos, fue por gozar de sus sucesoras (Color, Advance, SP o Micro) La cuestión es que todos crecimos disfrutando de horas de diversión echados en el sofá y dejándonos la vista para poder pasar al siguiente nivel del juego. A diferencia de los que gozaron directamente de las posteriores consolas portátiles, con sus respectivas ventajas de las viejas portátiles, es que los que crecimos con la primera Game Boy de todas tuvimos que sufrir la constante tortura de tener que coger rincones de luz por toda la casa para poder ver aquella pantalla que pretendiendo tener tonalidades grises, era más verde que un prao' asturiano, y no contaba con una iluminación demasiado buena.


Aunque en su momento este problema se pretendió solucionar con un curioso aparato llamado "Light Boy", no era otra cosa que una lupa con dos bombillitas incorporadas. Lo que se suponía que hacia era ayudarte a ver mejor la pantalla sin dejarte la vista en ella, mientras las dos bombillas, que tú encendidas si necesitabas algo de luz, eran alimentadas por dos pilas que obviamente duraban lo que yo estudiando. Otra característica de la Game Boy era que usaba 4 pilas de tipo AA (las normales de toda la vida, vamos), aquello también era la repanocha, imagínate como se pondrían las botas los vendedores y fabricantes de pilas. Obviamente con el tiempo la Game Boy fue disminuyendo su tamaño y con ello el número de pilas, hasta ser en el futuro alimentadas por baterías de ion de litio recargables, lo que conllevo a no gastar nunca más en pilas, pero si en electricidad (chachi-chupi).
Momentos anecdoticos con esta consola tengo varias, pues con tan solo 3 años ya le daba a la NES como una profesional (mentira), pero fue la Game Boy la que me hizo ser lo que soy ahora, una drogadicta de los videojuegos, a pesar de haber coqueteado con otras consolas también bastante adictivas como Sega Saturn, Megadrive o la propia Play Station y Nintendo 64, no había consola que me llenara más que la pequeña hija de papá Nintendo. Mis famosas rabietas de mala perdedora son bien conocidas entre mis hermanos, costandoles sus preciosas consolas portátiles. Imaginaos una niña de 4 años maldiciendo unos ladrillos grises, mientras perdía una y otra vez a los diversos juegos que tenían mis hermanos. Un buen exorcismo a tiempo me hubiera curado aquellas posesiones demoníacas que sufría durante mis momentos de ocio videojueguil.
Tiempo después, cuando aquellas consolas se escacharraron definitivamente, tuve que esperar a mi séptimo cumpleaños para tener mi propia Game Boy que incluía el juego de "Super Mario Land 3 - WarioLand" la cual cuide con mucho amor para lo poco que dure jugando con ella, pues irónicamente un año después tendría la Game Boy Color (la más chula por cierto) que deseaba ansiosamente al poco de salir. En la actualidad solo conservo los juegos de mis hermanos y algunos míos (los que sobrevivieron), entre los que están Tetris, Super Mario Land, Paper Boy, The Amazing Spider-Man, Gremlins 2 entre otros. Las Game Boy que fui coleccionando o las regale o las tire (grave error) o las vendí.


En la actualidad la marca de consolas "Game Boy" ha dejado de existir dejando paso a la actual reina de las consolas portátiles, la Nintendo DS, pero a pesar de ello ha dejado un rastro masivo de millones de dolares en ventas, miles de juegos y diversos portátiles, con sus carcasas, colores, diseños y accesorios varios.


Sin duda la Game Boy dejo una enorme huella que a día de hoy sigue presente, y con ella el legado tan maravilloso que nos dejo a millones de niños y adultos.
Y vosotros ¿con qué juegos de la Game Boy o sus sucesoras disfrutasteis en vuestra infancia o adolescencia?